BERROTARÁN PRESENTE EN CONCURSO DE BARBEROS

El certamen se desarrolló el 29 de septiembre, en la localidad de Capilla del Monte. Allí, el barbero local Javier Romero obtuvo excelentes resultados.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Se conoce como barbero a quien se ocupa del estilismo masculino, incluyendo no solo la barba sino también el cabello.

La elección de la palabra estilismo no es casual. Atrás quedaron los días en los que la tarea del barbero se limitaba al mantenimiento de una barba y el recorte de cabello. Hoy, el corte de pelo es parte esencial del estilo que define a los jóvenes, y las tendencias cambian constantemente, obligando al profesional a capacitarse de manera constante y así poder ofrecer a lo último a sus clientes.

Si bien este tipo de concursos son habituales en grandes ciudades, como Buenos Aires y Rosario, en Córdoba están dando sus primeros pasos.

El certamen del pasado domingo se organizó en tres categorías: Estudiante, Principiante y Profesional.

Por ser su segunda competencia, Romero, que ejerce esta profesión desde hace cinco años, participó en la categoría Principiante, dentro de la cual realizó un corte “Estilo Fade”, donde competían 10 participantes, y otro “Freestyle”, obteniendo el primer y tercer lugar, respectivamente.

“Fade es un desvanecido, un degradé. Es como un sombreado, es algo de más cortito a más largo, de cero a determinado número. El jurado se fija mucho en que esté bien desvanecido, que no haya líneas.

Después tenía la categoría Freestyle, que es diseño, que ahí es donde obtuve el tercer puesto. En Freestyle vos podes hacer todo tipo de diseño” explicó Romero. Sobre la experiencia de participar en este tipo de certámenes, agregó: “Es muy difícil por los nervios, porque ya tenes tiempo,  tenes jurado que te están viendo, tienes gente alrededor tuyo, que están ahí mirándote. Mete presión”

Reviva aquí la entrevista que RADIO BERROTARÁN mantuvo con Javier Romero, en la que se refiere no solo a la experiencia de haber participado en este concurso, sino también a cómo convertirse en barbero fue más una vocación que una profesión.

Deja un comentario