DE TODOS Y PARA TODOS

Por Alberto Rodríguez Etuláin.

 

En ésta, mi última columna del año, quiero referirme al Teatro Independiente “Berrotarán, institución que hace pocos días cumplió treinta y cinco años.

 

Algunos pueden considerar que es un tema personal ya que pertenezco a este grupo, sin embargo, esta institución no pertenece a nadie y es de todo el pueblo, tanto es así que nunca se ha tenido en cuenta ninguna característica en particular de quienes se han sumado a esta actividad cultural, ni estrato social, ni religiosa y menos aún política.

 

Nunca el Teatro Independiente “Berrotarán” persiguió fines de lucro, contando siempre con la importante colaboración de organismos públicos, entidades privadas y comercio en general. Con satisfacción decimos que, a lo largo de estos treinta y cinco años, luego de pagar los gastos que demanda cada representación e invertir en la compra de elementos necesarios para el funcionamiento del grupo, el excedente de lo recaudado en entradas, mucho o poco, lo destinamos a donaciones para entidades benéficas.

 

Quienes conozcan lo que significa llevar adelante cualquier proyecto o poner en marcha programas deportivos, culturales o sociales, saben que no es fácil, que no puede hacerlo una sola persona, sino que se necesita de un grupo.

 

En nuestra institución son muchos los que trabajan y trabajaron para mantener vigente esta actividad. Podría nombrarlos, pero corro el riesgo de olvidarme de algún nombre y sería muy injusto que así ocurriera.

 

Sin embargo, quiero destacar la encomiable labor que llevó adelante María Sara Martínez. Cuando comenzamos con el grupo compartí la tarea organizativa de cada proyecto, pero cuando debí alejarme de la institución por razones de trabajo, Sarita se “cargó sobre sus hombros” esa responsabilidad durante veinte años ininterrumpidos de manera impecable, ayudada, por supuesto, por varias personas que trabajaron a la par de ella.

 

En las dos últimas obras que dirigió Sarita debutaron cuatro integrantes y en la pieza que se está preparando para el próximo año se sumarán al elenco varios participantes nuevos. Esto, afortunadamente ha ocurrido siempre, con lo cual queda en evidencia que en este grupo permanecen las puertas abiertas para todos quienes quieran acompañarnos.

 

Dejando el tema teatro, y volviendo a esta última columna del año, solo me resta mencionar un profundo agradecimiento a Valeria Vaira por su impecable lectura y a Luis Torres por su ingenio de siempre en la consola, que hicieron que estas humildes redacciones semanales llegaran mejor a los oyentes. Por supuesto, no puedo dejar de agradecer a los inestimables oyentes y lectores que me acompañaron a lo largo del año. A todos muchísimas gracias, Felices Fiestas en este diciembre que comienza y que Dios los ayude a cumplir los mejores deseos que tengan para el año nuevo.

Mas columnas en http://www.radioberrotaran.com.ar/la-columna-de-alberto-rodriguez-etualin/

 

Deja un comentario