A más de cinco meses de verse obligados a cerrar a raíz de las medidas de aislamiento implementadas por el Gobierno Nacional, el complejo se prepara para volver a la actividad el próximo lunes.

En la pileta, propiedad de Gabriela Lopez y Gabriel Bergonzi (ambos instructores de buceo) además de clases de buceo, se imparten clases de natación y aquagym.

Sobre las adecuaciones que debieron realizar para cumplir con los protocolos de bioseguridad exigidos, Bergonzi enumeró:

“En los vestuarios pusimos unos separadores, para que las personas que se cambien allí estén separadas una de la otra. En la parte donde se recibe a las personas también se pone un divisorio, donde la persona que ingresa no va a tener contacto con el recepcionista.

Después, sanitizante, alcohol en gel, adecuar los horarios y un montón de cosas que hay que organizar.

Y la pileta, en el caso nuestro, el hecho de que uno tiene que calentar el agua nuevamente”

También habrá limitaciones en cuanto a la cantidad de alumnos que se podrán recibir en cada turno, quedando establecido, por las dimensiones del natatorio, en un total de ocho. Las clases pasaran de durar una hora, a extenderse entre 45 y 50 minutos, con el objetivo de realizar las tareas de limpieza antes de que comience el próximo turno, y evitar que los alumnos que ingresan y los que egresan se crucen en los vestuarios.  

En otro orden de cosas, el pasado siete de septiembre se celebró el día Día del Buzo. Lopez y Bergonzi compartieron con las audiencia sus inicios en las actividad y las maravillosas experiencias vividas a los largo de los últimos años.

A continuación, la entrevista completa:

 

La entrada caduca en 5:28pm el Tuesday, 9 February 2021

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *