Aunque altamente recomendada por algunos debido a sus beneficios, entre los que destacan la prevención de enfermedades como el cáncer, la falta de evidencia científica que respalde lo respalde, hace de este plan de alimentación una elección controversial.  

La dieta alcalina está basada en la creencia de que ciertos alimentos pueden afectar la acidez y el pH de los fluidos corporales, incluida la orina o la sangre, y por eso pueden ser usados para tratar y prevenir enfermedades. Debido a la ausencia de estudios humanos que apoyen algún beneficio de esta dieta, generalmente no es recomendada por los nutricionistas ni ningún otro profesional de salud.

Tradicionalmente, esta dieta ha abogado por evitar la carne, las aves, queso y granos con el fin de hacer que la orina sea más alcalina (pH más alto), cambiar el entorno de la orina para evitar infecciones del tracto urinario (ITU) recurrentes y cálculos renales (nefrolitiasis). Sin embargo, las dificultades para predecir eficazmente los efectos de esta dieta han llevado a medicamentos, en lugar de modificación de la dieta, como el método preferido de cambio de pH de la orina.

El término “dieta alcalina” también es utilizado por practicantes de medicina alternativa, con la propuesta de que tales dietas tratan o previenen el cáncer, enfermedades del corazón, bajos niveles de energía, así como otras enfermedades. Estas afirmaciones no están respaldadas por pruebas médicas y hacen suposiciones incorrectas sobre cómo funcionan las dietas alcalinas que son contrarias a la comprensión moderna de la fisiología humana.

Para conocer más acerca de este plan de alimentación, RADIO BERROTARÁN consultó a la Lic. en Nutrición Daniela Galeotti, quien coincidió en el hecho de que no hay evidencia científica que apoye la teoría de la prevención de enfermedades.

Sobre su utilización para bajar de peso, Galeotti admitió que se obtienen buenos resultados, pero se trata de una dieta difícil de sostener en el tiempo.

“A la larga, y sin supervisión médica, puede traer déficits que pueden resultar igual de graves que las enfermedades que intenta prevenir” explico la Lic. en Nutrición.

Escuche aquí la entrevista completa: