MARTINIANO NECESITA AYUDA PARA TERMINAR SU TRATAMIENTO

El pasado 24 de junio Martiniano Martínez, de 17 años, sufrió un grave accidente, de cual resultó con una fractura expuesta en su pierna izquierda. Tras varias cirugías que resultaron exitosas, hoy enfrenta un largo tratamiento para combatir las bacterias que ponen en riesgo su recuperación.

 

Como cada lunes y viernes, después de sus clases de educación física, aquel 24 de junio Martiniano salió del colegio, en motocicleta, rumbo a la casa de un amigo. En la intersección de las calles Dr. Miguel Sucaría y Güemes, el joven fue embestido por una Ford EcoSport.

Como resultado de esta fuerte colisión, Martiniano sufrió una fractura expuesta de tibia y peroné. El Policlínico San Lucas de la ciudad de Río Cuarto, fue la institución que lo recibió. Allí pasó momentos críticos, en los que estuvo en coma, entubado  y corrió serios riesgos de perder su pierna. Superada la fase más delicada, fue operado y se le colocó un tutor en la extremidad lesionada, pero los médicos no se mostraban optimistas en lo relacionado a la recuperación de la pierna.

Ante este panorama, y con la firme intención de hacer lo posible para que su hijo no perdiera la pierna, su familia logró que el Policlínico San Lucas le diera el alta, bajo exclusiva responsabilidad de sus padres.

Desde ese momento, comenzó una segunda etapa para Martiniano. Ya en el Instituto Oulton de la ciudad de Córdoba, los profesionales hicieron una evaluación de la situación y auguraron un buen pronóstico, no sin antes pasar por un largo tratamiento que incluyó intervenciones para colocar un clavo y una plaqueta de titanio e injertos de piel.

Si bien la pierna de Martiniano mostraba una evolución positiva, análisis detectaron la presencia de Pseudomona y Enterococcus, dos bacterias que se encuentran presentes en el 99% de los casos de fracturas expuestas. Pese al pronóstico médico que indicaba que los injertos de piel no pegarían, debido a la presencia de estas bacterias, la evolución de la lesión mostró lo contrario. Aun así, era imperioso eliminar estos microorganismos de la pierna de Martiniano, por lo que se inició un tratamiento con antibióticos.

Actualmente, el tratamiento se desarrolla con total normalidad, mostrando resultados positivos, peor aún restan más de dos meses de aplicaciones de antibióticos, con todo lo que ello conlleva. Si bien la obra social de la familia brinda una amplia cobertura, no incluye materiales descartables, sueros, jeringas y demás.

Durante estos meses, la familia se valió de sus ahorros para afrontar los mencionados gastos, pero esos recursos se han agotado. Además, la mamá de Martiniano, Verónica Vélez, tuvo que dejar su trabajo, para dedicarse cien por cien a cuidarlo. Hoy tienen una abultada deuda con Farmacia Gasparrini, la farmacia local que les provee de todos los elementos necesarios para continuar con el tratamiento, que les urge pagar, no porque desde el comercio les hayan reclamado el dinero, sino porque consideran que es momento de saldar la deuda, en agradecimiento por las facilidades brindadas.

Hoy la familia Martínez-Vélez  necesita del marcado espíritu solidario de los vecinos  de Berrotarán, el cual se ha manifestado en reiteradas oportunidades, convirtiéndose en uno de los rasgos más característicos de nuestra comunidad.

La colaboración no necesariamente tiene que ser económica. Los interesados, pueden  colaborar con elementos tales como: frascos de suero de 250 ml, equipos de suero (Perfus),  gasas, cinta, heparina sódica de 5 ml, jeringas, entre otros.

Si la ayuda es económica, pueden depositar dinero a una caja de ahorro cuyo CBU es 0110163430016311708833 y está a nombre de Martínez Alfredo Daniel o dirigirse al domicilio de la familia, Esquiú 333.

RADIO BERROTARÁN visitó a la familia y dialogó con Verónica Vélez. Reviva aquí la entrevista completa:

Deja un comentario