La semana pasada, representantes del programa, visitaron el Hospital Municipal Dr. René Favaloro, con el objetivo de establecer los lineamientos de trabajo para este año.

SUMAR es un programa nacional para personas que no tienen obra social ni prepaga. Asegura la atención y el cuidado de la salud, brindando diferentes prestaciones a embarazadas y niños de 0 a 6 años, niños de 6 a 9 años, adolescentes de 10 a 19 años y mujeres y hombres de 20 a 64 años.

Las instituciones adheridas a este programa, presentan regularmente datos estadísticos, en base a los cuales se plantean los objetivos y se diagraman las líneas de acción.

SUMAR apunta, principalmente, a la atención básica, trabajando en forma fragmentada, de acuerdo a grupos etarios y a las problemáticas prevalecientes en hombres y mujeres.

La Lic. Andrea Boggetti, coordinadora del nosocomio local,  indicó que para este año el objetivo será comenzar e trabajar en nuevas líneas de acción, poniendo especial hincapié en las enfermedades metabólicas.

“Este año vamos a tener un fuerte trabajo haciendo hincapié en lo que son enfermedades como la hipertensión arterial, la diabetes, la obesidad, las dislipemias, el sedentarismo, el tabaquismo” explicó Boggetti.

En cuanto a la visita de los representantes de SUMAR, la coordinadora aseguró que fue positiva. Las sucesivas evaluaciones acerca del desempeño de la institucional han sido aprobadas y varios de los objetivos trazados para 2018 ya se habían puesto en marcha con anterioridad.

Una evaluación positiva y el cumplimiento de los objetivos pautados desde SUMAR, no son datos menores, ya que esto le permite al Hospital Municipal, seguir formando parte del plan y así recibir importantes fondos.

“El Plan Sumar a nosotros nos devuelve, en valor financiero, la atención que nosotros prestamos a los pacientes que no tienen una cobertura de obra social o de una prepaga”

Actualmente, el 70 % de los pacientes que atiende el hospital reciben cobertura del Programa SUMAR. De ahí la importancia de poder continuar siendo parte del mismo.

Otro de puntos importantes del programa es el Certificado Único de Salud (CUS), ya que es el control obligatorio que debe hacerse a los niños y niñas, desde que inicia su escolarización, hasta la finalización de la misma.

“Es un examen de salud básico, donde de allí se desprenden muchas interconsultas y la posibilidad de seguir  trabajando en la salud de ese niño, específicamente en el problema detectado”

Para el CUS se han asignado, en promedio, entre 30 y 35 turnos por día, distribuidos en los distintos consultorios.

Aquí la entrevista completa con la Lic. Boggetti.