ROBO EN UN  COMERCIO

Un nuevo hecho de robo se registró en las primeras horas del martes. Fue en el comercio de Pablo Verdicchio, ubicado en Reconquista al 220, en barrio Parque Norte de la localidad.

La policía tomó conocimiento del hecho a las hora 0:00 a través del llamado de una vecina que escucho ruidos  provenientes del negocio.

De acuerdo al informe brindado por el comisario Gustavo Romero, titular de la comisaría local, luego de que se retirara la empleada, el dueño del conercio, Pablo Verdicchio  le abrió la puerta a dos sujetos. Éstos, cunriendo sus rostros con bufandas, lo amenazaron y le sustrajeron  $1200, luego de lo cual se dieron a la fuga.

“Lo han empujado y lo han  hecho tirar atrás del mostrador, uno se quedó con él, cuidándolo, mientras que el  otro revisaba las dependencias en busca de dinero y solo tenía la plata de la recaudación del día. No han podido abrir la caja registradora debido a que estaba con llave. Después de cometer el ilícito se dieron a la fuga.

El damnificado manifestó que en todo momento lo amenazaban con que lo iban a matar, que estaban armados, que no se moviera. Esta persona acató las ordenes, pero él no vio que le esgrimieran ningún tipo de arma de fuego” explicó el comisario Romero. Verdichio dijo que aparentemente se trataba de personas jóvenes.

El móvil policial había estado haciendo el recorrido nocturno habitual y pasó por el lugar a las 22 y a las 23:30. El titular de la comisaria manifestó que habló personalmente con  Verdicchio con anterioridad para recomendarle que cambie su modalidad de trabajo debido a que el comercio se encuentra en una ubicación vulnerable, por su cercanía con la Ruta Nacional 36.

Otro dato aportado desde la comisaria es que los sujetos conocían la modalidad de trabajo de la víctima, ya que sabían que tenía el dinero guardado en una lata en la cocina y no en la caja registradora.

“Ya está abocado personal de robos y hurtos tratando de buscar algún testimonio o entrevistar nuevamente a este hombre para ver si ha habido con anterioridad algún cliente con las características que él describe” dijo Romero, quien además explicó que se visitaron los comercios que usualmente atienden hasta después de las 22 y que quedan muy expuestos. La mayoría de los propietarios ha implementado algún tipo de medida de seguridad.

En cuanto al desarrollo de las investigaciones en los casos de robo registrados en lo que va del año, Romero informó que en el caso del matrimonio Maero, se hizo un recorrido fotográfico y se les mostraron imágenes de personas que fueron detenidas en Río Cuarto por delitos con características similares a las del robo sufrido, donde también se secuestraron precintos y un arma de fuego,  pero el reconocimiento ha sido negativo tanto para el arma como para los sujetos. “Más allá de eso, ya se han pedido una serie de informes sobre los celulares, para  ver la conexión que puede haber entre algunos sujetos. Hay sindicadas dos personas, las cuales Maero reconoce, pero que no serían de Berrotarán.”

Sobre el robo de productos agroquímicos a la firma Comini Hnos, se pidieron filmaciones en los peajes y otros puntos estratégicos y se trabaja investigando la activación de los celulares. El caso es manejado directamente la fiscalía de tercer turno de la ciudad de Río Cuarto.

ES EL TERCER ROBO EN  EL COMERCIO.

12033774_977301178982332_1518839012_nEl propietario del comercio contó que alrededor de las 23:45 del lunes, cuando se fue su empleada salió hacia la calle para ver el movimiento, y vio a dos sujetos encapuchados que se acercaban caminando. Algo similar ocurrió la noche anterior, cuando salió encontró a un hombre parado fumando. En esa oportunidad entró rápidamente al local y cerró todo.

“Anoche no sé, no tome la precaución de meterme rápido y cerrar la puerta. Ya cuando estaban llegando pusieron el revólver y bueno. Me tiraron al piso, me pusieron un pie encima, no me podía mover, me requisaron toda la casa, se ve que venían con algo concreto.

Me encañonaron con un revólver, no sé si era de madera o no, porque me pusieron de espalda detrás del mostrador” relató.

Tras reducirlo, uno de los hombres lo vigilaba mientras el otro buscaba dinero. Abrieron la caja registradora y al ver que solo había cambio, lo dejaron. El damnificado supone que buscaba una gran cantidad de dinero porque no se llevaron otros elementos de valor como las joyas de su esposa, ya fallecida, un portafolio  o una lata donde también había dinero. En total dustraidp es de $3400.

Una vez que se levantó del suelo vio que los ladrones habían desaparecido y a causa de los nervios que le generó la situación solo atinó a llamar a la empleada, que fue la encargada de dar aviso a la policía.

Al ser consultado sobre las precauciones que tomará de ahora en adelante y teniendo en cuenta que no es el primer hecho de robo que sufre, Verdichio aseguró que no cerrará ni dejará de atender en el horario habitual pero analiza la posibilidad de poner custodia en las horas más críticas.

 

Deja un comentario