Desde hace un año y medio el municipio realiza intensas gestiones para que Berrotarán recupere la Unidad de Violencia., dependiente del Ministerio de Desarrollo Social de la provincia.

El intendente Fredi Decarlini recordó que al momento de asumir la gestión municipal la oficina funcionaba solo tres veces a la semana para luego reducirse a dos y para terminar desapareciendo debido al traslado de quien estaba a cargo de la misma. “Esta persona no fue reemplazada y en ningún momento se dio de baja a la unidad. Uno ha gestionado desde el primer día, hasta en forma directa, a través del ministro. El compromiso verbal es que la van a reincorporar, pero ya llevamos un año y medio esperando. Me preocupa mucho esta negativa del gobierno” dijo el intendente. La falta de esta importante herramienta genera un retraso en todo lo relacionado a denuncias y duplica la tarea de las trabajadoras sociales del área municipal de Desarrollo Social.

Actualmente las denuncias se recepcionan en la comisaría local o en el área de Desarrollo Social del municipio. El paso siguiente es brindar atención y contención al denunciante al mismo tiempo que se informa del caso a la Unidad de Violencia de Río Cuarto, desde donde se analiza la situación y se determinan los pasos a seguir. Al mismo tiempo se sigue llevando adelante una estadística de las denuncias, cuyos números son de los más altos del departamento, debido principalmente a que también se atienden casos de localidades vecinas y al hecho de que aquí se fomenta la importancia de dar a conocer los casos y se ofrece un respaldo real a las víctimas.